lunes, 19 de marzo de 2012

Crítica: Contraband


Contraband: 0,5(-)
Pensaba que había visto y oído todo lo nefasto que existía en cuanto a calidad cinematográfica se refiere. Cierto es que no se esperaba demasiado de esta película. Un film que ya en su campaña publicitaria ofrecía la tópica historia de acción con el héroe de turno, y su bella esposa, pero que a la vez nos mostraba un producto ágil y poderoso técnicamente. Estas buenas ilusiones se han quedado en lo que son, pues pocas veces una historia ha funcionado tan mal y de manera tan forzada. Los diálogos absurdos y aburridos, acompañan al horrible trabajo de dirección que se pierde entre tanto derroche técnico. Pues contando con grandes presupuestos, el film cojea por todos los costados, la fotografía engaña, y no sabe jugar con el espectador, resultando a veces de una incredulidad apabullante. El montaje mal construido, la espantosa banda sonora, así como la absurda ambientación refuerzan el sin fin de calificativos negativos que merece este producto infumable. Pero si hay algo por lo que el film merece el absoluto desprecio, a parte de por el aburrido y estúpido guión, es por ese reparto que hace el ridículo más espantoso intentando dar forma a personajes que carecen de fuerza y valores, y se convierten en absolutos estereotipos completamente trillados y manidos. A parte de esto, la capacidad interpretativa de todos ellos brilla por su ausencia, Mark Walhberg refuerza su categoría de actor soso, y Kate Beckinsale se crae de bruces con la interpretación más horrible de toda la función, el resto del reparto no merece ni mención por su escasa capacidad de trabajo grupal y sus deficientes aportaciones. En definitiva, una de las basuras del año, que viene bien envuelta, para encubrir las decadencias que más tarde descubriremos de esta absoluta gilipollez.

Lo mejor: Que parecía un film, por lo menos entretenido.

Lo peor: El guión y el reparto.