miércoles, 23 de diciembre de 2015

Crítica: Los héroes del mal

XVIII FESTIVAL DE MÁLAGA. CINE ESPAÑOL:
"Retratar la juventud y el síndrome posmoderno de nuestro tiempo no resulta una tarea fácil cuando hemos podido asistir a una concatenación tan variada de clichés y fórmulas rancias en las diversas incursiones realizadas. En clave irónica despliega sus alas este particular cuento, que poco a poco va mudando su piel hasta derivar en el atroz y feroz grito de una generación perdida. Así, es la historia de este trío de jóvenes, que comienza con el coqueteo con lo políticamente correcto, y termina valorando la moral, y otras derivas existenciales, llegan a un punto de bastante incomodidad cultural. Los límites del exceso están sobrepasados, y el nihilismo al que se atiende resulta desmadrado, alejando al espectador de la empatía cultural que pueda tener con sus protagonistas, sus acciones y sus motivos. No obstante, a pesar del escape de excesos de este relato, pocas veces la visión de un realizador resulta tan estimulante a la hora de abordar un tema tan complejo como la juventud y la representación simbólica de la misma como abanderada de las derivas culturales que acontecen. Desde el comienzo, bajo tornas más livianas, hasta la explosión final, Zoe Berriatúa dibuja un relato de firmes intenciones y palabras, y su cámara dibuja con excelencia cada unas de las causas que mueven el compás de las acciones expresadas en la pantalla. Su sólida mirada encuentra además las posturas técnicas que necesita, en un buen ejercicio de fotografía y un acertado montaje, así como un excelente uso de la música. Elementos que conjugan un sólido ejercicio, que encuentra su garra y su cuerpo, sin lugar a dudas, en el excelente trío protagonista. Jorge Clemente, Emilio Palacios y Beatriz Medina conjugan de forma conjunta y por separado tres de los mejores trabajos interpretativos del cine de este año. La configuración de sus personajes y su absoluta entrega para dotarlos de vida, hacen que este cuento tiemble, sufra, llore, grite, sangre...haciendo que la visión de Berriatúa alcance una cotas de verdad pocas veces vistas. Verdad que se define bajo la incomodidad que despierta este retrato generacional y la solidez con la que se defiende, dejando, de este manera, una de las grandes sorpresas del cine español más reciente."
 
Lo mejor: La entrega de sus tres jóvenes protagonistas.



Lo peor: El abuso de los excesos y de la crónica nihilista.




NOTA: 7,5(****)