lunes, 8 de septiembre de 2014

Crítica: Ocho apellidos vascos

"Cine histórico para la taquilla bajo el brazo de Emilio Martínez-Lázaro. Nadie podía esperar que la hazaña de "Lo imposible" fuera superada, además con una producción tan pequeña a nivel presupuestario. Esta comedia ha roto todos los moldes y ha conseguidos records históricos en cuanto a recaudación, y en general respecto a la exhibición cinematográfica en España. Díficil definir las claves de este éxito rotundo si acudimos al contenido puramente cinematográfico, pues nos encontramos ante una historia llena de clichés, predecible. Fábula que podríamos encontrar sin problema en cualquier comedia facilona y simplona preparada para captar a un público amplio. A esto se une una exageración de los estereotipos que poco interés despierta y unos diálogos presuntamente hilarantes que en ningún momento llegan a contagiar ese supuesto humor. En contraste a un guion vacuo y simplón nos encontramos con una labor de dirección bastante acertada, la cual logra dotar de ritmo y energía a una cinta con riesgo de caída inminente. La ritmosa postura de su director, unida al acertado montaje y ciertos aspectos técnicos resaltables consiguen que el espectador más arriesgado no se vaya de la película por su falta de ingenio y convicción. Pero sin duda el factor que hace que esta comedia en cierta manera prescindible sea aceptable y digerible es un reparto colosal. Actores vibrantes, entregados y envueltos en una credibilidad asombrosa dentro de tanta impostura. Si Dani Rovira y Clara Lago afrontan con acierto y desparpajo la tarea de protagonizar esta película, Carmen Machi y sobre todo un muy inspirado Karra Elejalde conforman la labor de secundar con maestría a estos dos protagonistas. Ellos y el resto de actores dan sangre y salsa a una película vista y oída y carente de cualquier postura cercana al humor inteligente."
Lo mejor: El entregado reparto, en especial un muy inspirado Karra Elejalde.

Lo peor: Es una comedia facilona y predecible, con fórmulas manidas hasta la saciedad.


NOTA: 5(***)