domingo, 21 de julio de 2013

Crítica: Pies en la tierra

VII FESTIVAL CINES DEL SUR:
"Bajo las esencias del cine minimalista de Sorín, Mario Perdenera firma su primera obra contando la historia de una persona corriente, un humilde hombre de la vida, que se enfrenta a sus dificultades para poder sobrevivir y seguir adelante. Un homenaje a las pequeñas historias, a aquellas historias sencillas, pero repletas de emociones. Aún así, este tipo de relatos, para conseguir emocionar mediante los detalles cotidianos, tienen que mantenerse en una fina línea, que puede ser sobrepasada, y caer no solo en el tedio más absoluto, sino también en la rama sensiblera. El arranque del film, rompe este fino hilo, ya que se presenta excesivamente lento, además de sensiblero. El espectador se mantiene alejado del protagonista, que no aporta ninguna empatía, su historia y sus sufrimientos pasan ante nosotros como un mero retrato inerte de un personaje inmerso en la miseria, como si fuera casi un escaparate publicitario. Perdernera compensa estos sinsabores con un toque sensiblero, que no ayuda a la película, sino que la desvía hacia un vertiente completamente negativa. El espectador tiene que esperar algo más de una hora, para que el relato empiece a funcionar, para que esas emociones latentes y sinceras se muestren como tal, y lo peor es que cuando estas están en su punto álgido, un final precipitado las corta de raíz. Nos estamos ante una mala película, pero si ante un intento fallido de emocionar mediante una aventura sencilla. Las pretensiones de querer alcanzar cierto tipo de cine, muy frecuente en Argentina, le hacen a Pedernera perder fuerza y originalidad. Su historia avanza poco a poco, pero casi sin pena ni gloria y su actor principal, se encuentra perdido en un personaje que empieza a dibujarse en sus tramos finales. Sin duda los secundarios, elevan el listón interpretativo, en especial, un inspirado Carlos Belloso, que aumenta considerablemente el nivel de la función. En cuanto a logros técnicos, no hay nada que destacar, todo es construido con limitaciones tanto a nivel artístico como técnico. El resultado de todo, es una película prescindible, que se puede ver, pero que nos hace eco de proyectos similares a este, y muy superiores."

Lo mejor: Un inspirado Carlos Belloso.

Lo peor: Sus pretensiones.


 



NOTA: 5,5(***)