viernes, 14 de diciembre de 2012

Crítica: La vida de Pi



SINOPSIS: En "La vida de Pi" conoceremos a Pi Patel, un muchacho cuyo padre es el dueño del zoológico de la ciudad de la India en la que viven. Su familia decide marcharse a Canadá, pero una tormenta hace naufragar el barco en el que viajan. Pi consigue salvarse gracias a una barcaza en la que también hay otro "pasajero", un tigre de Bengala al que el joven intentará domar para poder sobrevivir.





COMENTARIO 
CRÍTICO: 
"La última obra del aclamado Ang Lee ha provocado furor en Estados Unidos, con críticas realmente entusiastas, que animaban de una manera u otra a ver una película redonda y capaz de cautivar emociones por su poderío visual. El engaño ha cuajado, pues mediante un despliegue técnico bestial y una reflexión moral muy del tono norteamericano, este film ha conseguido tapar sus trampas y su banalidad. Pues aunque Ang Lee lo intente ocultar, le ha salido un film vacío de contenido. La supuesta complejidad moral del film es resuelta de una manera muy infantil y artificiosa. No me creo esas simbologías oportunas, o ese transitar de lugares comunes y de personajes estereotipados. Se intenta igualmente abogar al humor, pero se cae en el chiste manido y repetido utilizado para suavizar situaciones construidas de forma forzada. La película avanza sin problemas y no resulta aburrida, pero no le veo profundidad, ni complejidad, a ese desarrollo metafórico que sugiere. Parece más bien un cuento didáctico infantil, que empieza a enseñar sobre la moralidad a los infantes, en lugar de una obra madura y compleja que reflexiones sobre los grandes temas de la existencia, tal como se publicita y defiende. El pobre guion y la ineficaz dirección de un director tal como Ang Lee, se presentan como los principales errores de la película, junto con un trabajo actoral, incluido el de Suraj Sharma, que deja mucho que desear. Pero no todo es malo en la película, hay que reconocer que la obra se sigue cómodamente gracias a su poder visual. Su derroche de luces, colores, efectos es magistral. La fotografía aprovecha sus avances tecnológicos para conseguir una fusión extraordinaria entre mar y cielo, que estremece al espectador, así como destaca con soberanía aquellos detalles impactantes que envuelven la sobredimensional esfera de este relato. Los efectos visuales recrean con fuerza la magia y la imaginación de este viaje tan peculiar, y se unen a un perfecto conjugado sonoro, que matiza las emociones y los giros narrativos de este discurso audiovisual. Quizás el punto flojo del apartado técnico está en la banda sonora, que empieza de forma muy original, pero se acaba volviendo lineal, al igual que el resto del film. Un pequeño naufragio de Ang Lee, que sobrevive por unas bellísimas imágenes de la increíble naturaleza que nos da la vida."

NOTA: 6(***)