martes, 22 de enero de 2013

Crítica: Amor


SINOPSIS: Georges y Anne son dos profesores de música clásica jubilados. Ambos han sobrepasado los ochenta años y poseen una gran cultura. Su hija también se dedica a la música y vive fuera de Francia con su familia. Un día, Anne sufre un infarto. Al volver del hospital, un lado de su cuerpo está paralizado. El amor que ha unido a la pareja durante tantos años se verá puesto a prueba.

 


COMENTARIO CRÍTICO: 
"Llegó Haneke y el mundo del cine tembló. Y así ha sido, una vez más, uno de los realizadores más extraordinario del cine contemporáneo ha vuelto a redifinir no solo el concepto cinematográfico, sino también la credibilidad de los valores universales. Con esta obra sublime, el gran Michael Haneke redefine el concepto de amor, y critica todas aquellas vaguezas, que el ser humano, y sobre todo valiéndose del amplio espectro audiovisual, ha dibujado en las últimas décadas. A cualquier banalidad se le llama amor. Ante esto Haneke vence y convence, se deja la piel, el alma y la inteligencia, y nos permite ahondar sobre esa palabra tan compleja llamada amor y que aquí alcanza la liturgia de lo sublime, manejando extremos certeros y que sacuden al espectador. Este sentimiento, esta emoción, esta forma de vida, esta entrega, toma cuerpo en la etapa final de estos dos ancianos, que miran de frente a la muerte, desde dos vertientes muy diferentes, pero que conectan de una modo altamente integrador. Sabemos que son sus minutos finales, pero no nos importa su vida pasar, sino como su amor conforme sus cuerpos se van deshaciendo, va tomando una forma cada vez más latente, más presente, hasta bordar lo extraordinario. Muestra de ello es esa reflexiva hija, que cierra ese final, rotundo, preciso, magistral. Pero no solo ese apéndice final, sino toda la película se desarrolla bajo el elogio de lo grandioso. Bajo esa gama estremecedora de luces y sombras, ese perfecto enlace de planos, esa selección musical vibrante, ese guion perfecto, y esa brillante dirección capaz de conducir una obra tan compleja, pero que puede caer sin reparos en la simpleza. Y poniendo punto y aparte, están esos dos actores, cuya labor va más allá de logros interpretativos, consiguen las mejores interpretaciones del año, de lejos, consiguen un trabajo para el recuerdo, una aportación sublime, magistral, que supera el elogio y cualquier premio. Tanto EMMANUELLE RIVA, capaz de estremecernos con solo desprender su carismática y triste mirada, y JEAN-LOUIS TRINTIGNANT, con su contenida, pero emotiva composición, se tiran al vacío sin red, y se levantan erguidos y triunfantes de poder haber aportado algo realmente mágico. Ellos son las piezas clave, de esa joya latente y maravillosa que es "Amor", esa brillante reflexión sobre la vida, esa perfecta sinfonía de emociones, esa indiscutible OBRA MAESTRA."

NOTA: 10(*****+)

3 comentarios:

Alí Reyes H. dijo...

¡Guauuuuu! Tengo que verla. No ha llegado a las carteleras de Caracas, pero en lo que esté me meto.
Muy buena tu descripción pues entusiasma a verla, a sabiendas que serà un trago muy amargo. Pero ¿Quién dijo que lo excelente es gratuito?

Maddie dijo...

Hi, Nice post thanks for sharing. Would you please consider adding a link to my website on your page. Please email me back.

Thanks!

Madison
maddie0147@gmail.com

manipulador de alimentos dijo...

Haneke vuelve a cambiar de registro. Con 'Amour' vuelca su mirada a la vejez y el derecho de morir en paz. Los actores, fantásticos. Un saludo!