domingo, 28 de abril de 2013

Crítica: Stockholm

 XVI FESTIVAL DE MÁLAGA 2013:
"Rodrigo Sorogoyen se vuelve serio en esta propuesta tan sugerente, que en muchos aspectos recuerda a la estructura de las cintas de Julie Delpy "Antes del amanecer" y "Antes del atardecer". En este sentido Sorogoyen traza un camino diferente, que se inicia tediosamente y que va cobrando fuerza de forma progresiva, aunque finalmente cae en una resolución excesivamente radical y forzada para el conjunto de la obra. Aunque este film resulta creíble, y muchos aspectos de su historia, que navega en los juegos de seducción y los sentimientos humanos, se apropian de la conciencia y el corazón del espectador, que en muchas ocasiones se encuentra muy presente en la película, carece de profundidad, de soltura, de matices que lleguen a transgredir esta idea tan buena y tan insuficientemente desarrollada. El guion aunque constante y acertado, se queda en la superficie, sin llegar arriesgar, y profundizar en sus personajes, sus vidas y su propia historia. La película se presenta muy digerible, pero resulta bastante fría y distante, sobre todo en sus tramos iniciales, y en cierta manera por culpa también de una dirección de manual, muy artificiosa, que recurre al amplio abanico de conocimientos de lenguaje audiovisual para plasmarlos de forma extensa en la obra, aunque su presencia no sea necesaria. Lo que provoca un desarrollado excesivamente frío y controlador, que llega a provocar el distanciamiento del espectador. Por contrapunto, la factura técnica, con pequeños errores a parte, funciona de forma notable, destacar la selección musical, la bellísima fotografía que con ingenio ilumina cada momento de forma acertada, o el montaje que combina con sencillez y aplomo cada uno de los planos, que se apoyan en un buen ejercicio cromático de ambientación. Punto y aparte merecen dos actores que son la nota fuerte de la función, Javier Pereira se defiende con soltura, pero Aura Garrido conduce con una gran fuerza casi toda la obra, con su estimable composición satisfactoriamente resulta. Ella aporta esa vitalidad, esa humanidad, que tanto falta en el film, que parece encorsetado por las limitaciones de un cineasta que quiere aspirar a más de lo que puede alcanzar."

Lo mejor: Una imponente Aura Garrido y un juego de luces y colores notable.


Lo peor: La superficialidad y la artificiosidad de la propuesta.


NOTA: 6(***)