martes, 19 de marzo de 2013

Crítica: Las ventajas de ser un marginado


SINOPSIS: Charlie (Logan Lerman), un joven tímido y marginado, escribe una serie de cartas a una persona sin identificar en las que aborda asuntos como la amistad, los conflictos familiares, las primeras citas, el sexo o las drogas. El protagonista tendrá que afrontar el primer amor (Emma Watson), el suicidio de su primer amigo y su propia enfermedad mental. Al mismo tiempo, lucha por encontrar un grupo de personas con las que pueda encajar y sentirse a gusto.

 
COMENTARIO CRÍTICO: 
"Resulta interesante este nuevo retrato generacional de aires juveniles, que desprende energía y positivismo por todos lados. Un cuento que muestra lo mejor de una época de cambio y en cierta manera llena de complejidades para cualquier adolescente. La historia de estos amigos, intenta descifrar un dilema universal, la condena al rechazo y la indiferencia de la mayoría, por numerosas cuestiones, que van desde el aspecto más superficial a la profundidad emocional de cada uno. El relato intenta desnudar a los personajes, y fijar sus relaciones con el pasado, para explicar su historia. En este aspecto de elaboración de la historia, de definición de personajes y relaciones entre ellos, así como de comprensión de emociones, la película falla, llegando a una excesiva simplificación de los conflictos, envolviéndolos en una paleta blanca y negra que se intenta sustentar mediante historias excesivamente rocambolescas, que llegan a ser artificiosas. Me resulta poco creíble creer en vidas tan rebuscadas, cuando lo más importante de un retrato generacional se queda anclado, estableciendo asociaciones inútiles y poco creíbles, que no ayudan al relato. Además, molesta en cierta manera esa incoherencia entre un lenguaje provocador y unas acciones excesivamente moderadas, casi puritanas. Pero independientemente de sus defectos, el film consigue un clímax único, de armonía, de fuerza y sobre todo de nostalgia, todo surge cómodamente, gracias a una buena dirección, una excelente paleta de colores, una exquisita selección musical y un montaje atronador. Pero este relato sin duda funciona por el genial trío protagonista, tanto por su química como por su excelente labor. Aunque Logan Lerman impresiona y Emma Watson emociona, la arrolladora presencia de Ezra Miller se lleva todos los elogios y las mejores frases del film. Ellos son la esencia de una película con aires de nostalgia, simplificada en su camino, pero rebosante de emociones."

NOTA: 7(***)