martes, 7 de enero de 2014

Cine de animación. Críticas

Una carta para Momo:
"La marca muchas veces no es garante de calidad del producto. Estamos acostumbrados a que la industria japonesa de animación nos deleite con obras absolutamente exquisitas, con una calidad muchas veces superior a la películas ofrecidas por los grandes estudios norteamericanos. Quizás por el buen nivel precedente, la última cinta de animación japonesa destacada, y premiada de forma múltiple, ha resultado en mayor medida una gran decepción. A pesar de su firmeza visual y ciertas genialidades a la hora de intercarlar mitología y tradición en una historia de connotaciones mucho más realistas, la película es un completo fracaso, a muchos niveles. Sobre todo, sus carencias se deben a ese guion completamente deficiente, que cuenta mal el relato, crea personajes sin vida, y maneja unos diálogos risibles. La incapacidad para crear una historia que emocione, que te envuelva o que simplemente te distraiga, es la principal carencia del film, que por su inerte definición resulta bastante aburrido. La película transcurre sin acción, sin emoción, sin fuerza, derivando en una espiral de diálogos previbles y ridículos. Podría haber sido una gran cinta con el material que manejaba, si no fuera por sus insuficiencias narrativas, unidas a un lenguaje visual inerte que la suspenden considerablemente."

Lo mejor: La introducción de ciertos aspectos mitológicos-tradicionales en una historia de corte realista.

Lo peor: Su forma es tan inerte que la película se vuelve absolutamente aburrida.

NOTA: 3(**)

Los Croods. Una aventura prehistórica:
"La nueva cinta de DreamWorks muestra unos avances tecnológicos absolutamente extraordinarios a la hora de conseguir de una forma muy realista el movimiento de los diversos personajes animados. Y lo mejor es que este avance tecnológico se presta al servicio de un ejercicio artístico, o al menos estético, realmente estimable. Pues esta película sobre cavernícolas y una supuesta Prehistoria consigue una magia visual animada de dimensiones épicas. La eficacia a la hora de crear con originalidad cada personaje, cada escenario determina el enorme ejercicio de diseño visual que hay detrás de esta película tan acertada. Aunque en contraste con las peripecias visuales y la armonía del conjunto, el guion acaba sucumbiendo a una muestra narrativa muy convencional. Si el punto de partida puede parecer rompedor u diferente desde una óptica más narrativa, el avance determina que la cinta se conforma bajo unos patrones muy convencionales que acaban derivando en un producto que funciona para el mero entretimiento, sin prestarse a una síntesis más profunda de sus contenidos. Con ello, es envidiable no solo su presencia visual, sino su estratégica postura de introducir ciertos diálogos ingeniosos y ciertos personajes realmente estimables que salvan la función en apenas unos minutos. Las posturas de la cinta y sus claves están muy claras, y se prestan a la mera recaudación comercial, pero esta vez bajo un evoltorio muy rompedor que de forma evidente nos deja abrumados. Abrumados por las dimensiones que la tecnología le ha permitido alcanzar al arte a nivel de expresión visual."

Lo mejor: Su increíble diseño visual.

Lo peor: No deja de ser un producto convencional, que funciona bajo ciertas claves previsibles.

NOTA: 6(***)