jueves, 13 de octubre de 2016

Crítica: Después de nosotros

LXIV FESTIVAL DE CINE DE SAN SEBASTIÁN:
" Hablar de la vida a través del cine parece algo sencillo, pero sin duda resulta un cometido que pocos cineastas logran alcanzar. Y cuando hablo de alcanzar me refiero a encontrar un discurso cercano y honesto que la retrate con certeza, sin tremendismos, sin excesos, sin melodramas. Pocos son los elementos necesarios, pero mucha la sensibilidad e inteligencia que se requieren para labrar un discurso feroz sobre el transcurso de nuestra vida diaria. Joachim Lafosse, realizador de irregular filmografía, firma aquí su trabajo más firme en una película que a priori puede resultar simple, pero que en el gusto de sus detalles encierra una compleja espiral de emociones y reflexiones. El período desde el fin de una pareja hasta la reorganización individual de cada uno de sus artífices es el compendio que aborda el film, y además ubicado en la esfera familiar (ambos comparten dos hijas y una casa). El retrato del día a día es abordado con honestidad, configurando personajes complejos y repletos de vida, cuyas voces duelen por la sinceridad de sus palabras. También, la puesta en escena acude a la elegancia más austera, en concordancia con las precisiones de un guion firme. Es de admirar la capacidad de Lafosse para mantener siempre su propuesta en el punto exacto, sin caer en determinismos o excesos melodramáticos. Su fina y sensible línea de definición se mantiene de principio a fin y nos regala una película tan real como abrumadora. Hay momentos que brillan con absoluta firmeza (secuencia al son de la canción "Bella" de Maître Gims). En la dirección tomada por la película, reafirma y mucho la desnudez emocional de un reparto muy sólido, donde brilla con luz propia una Bérénice Bejo mágica. Su sensible y compleja composición acumula todos los elogios de un film capaz de emocionar sin avasallar, capaz de acercarse al espectador utilizando los recursos más honestos y más valientes que caracterizan al buen cine."
 
Lo mejor: La brillantez de Bérénice Bejo.

Lo peor: Puede parecer una película simple si no se contempla el cuidado de sus detalles.



NOTA: 8,5(****)