viernes, 7 de octubre de 2016

Crítica: Un monstruo viene a verme

LXIV FESTIVAL DE CINE DE SAN SEBASTIÁN:
"Comprender que Juan Antonio Bayona ha cambiado la historia de nuestro cine, es entender que las posibilidades industriales de nuestro discurso se han multiplicado en los últimos años, gracias a un cine de calidad, que sigue la estela narrativa de la industria norteamericana, y cuida de forma minuciosa su distribución, donde se incluyen las masivas campañas de promoción de las películas. No sabemos aún como funcionará la nueva cinta del realizador mentado, pero si ya, atendemos a dos éxitos rotundos anteriores. Películas que comparten la excelencia técnica y el pulso en la dirección, pero que adolecen de un guion mejorable. La tónica se repite, y aunque cambiando de guionista, la nueva cinta de Bayona, adaptación de la aclamada novela de Patrick Ness, sigue la estela de sus antecesoras. El problema de esta nueva película empieza por la honestidad, ya que mientras sus hermanas mostraban sus carencias sin prejuicios, esta intenta ocultarlas tomando al espectador como si fuera tonto. Hablamos de lo ya sabido, exceso de intención lacrimógena, fábula moralista, personajes endulzados...pero esta vez de un modo ya excesivo. La película desarrolla sus partes de un modo impostado, acentuando la faceta ética y emocional (por no decir sensiblera). Esa pequeña franja entre realidad y ficción está tan claramente marcada, y con ella todo el desarrollo del metraje, que la película se convierte en un manual de instrucciones que explica al espectador (abusando de su confianza) de forma minuciosa que debe pensar y sentir en cada momento del film. Los que estaban preocupados porque Bayona se iba a perder en los entresijos de la industria norteamericana con la secuela de "Jurassic World", que dejen de estarlo, porque ya está más que desorientado. El ejercicio de Bayona es tan claramente comercial, que desecha muchas de las habilidades que se habían mostrado en sus anteriores trabajos, a pesar de sus imperfecciones. Lo que nos queda es un producto entretenido, lleno de pretenciosidades, en el que la supuesta emoción nunca llega y se pierde entre personajes desdibujados en pro de un compendio claro ya mentado. Así como lo ya sabido, una película de excelente factura técnica (destacar los extraordinarios efectos especiales, la música de Fernando Velázquez, la ambientación o el juego de luces y colores de Óscar Faura), y con unos esforzados trabajos interpretativos de Felicity Jones y Lewis MacDougall, los cuales salvan como pueden las carencias constructivas de un guion insuficiente. Es una lástima, que el que empezara como visionario de nuestro cine, hace menos de diez años, ahora se acabe incorporando a la senda de los lugares comunes, al grupo de aquellos cineastas que al ritmo de un motor ruedan y ruedan sin parar, sin ser conscientes de la verdad que pueden transmitir sus discursos."


Lo mejor: La excelente factura técnica.



Lo peor: Un guion que abusa de la confianza del espectador.



NOTA: 6(***)