jueves, 12 de septiembre de 2013

Crítica: Los últimos días

"Los hermanos Pastor deciden arriesgarse con este producto de tintes comerciales, pero a la vez independientes. Una cinta diferente dentro del panorama cinematográfico español, fruto de la formación norteamericana, unida a sus raíces españolas, de estos dos hermanos. La película resulta muy interesante de ver y analizar, por su espectáculo visual. Estos dos hermanos conforman un excelente poder de transmisión visual, con imágenes de arrebatadora fuerza. Su despligue visual, se magnifica gracias a un equipo técnico, que pule los matices apocalípticos de la película. Sorprende el juego de efectos visuales, perfectamente definidos y utilizados, la precisión sonora de la cinta, la bella partitura, aunque a veces excesivamente subrayadora, así como los trabajos de fotografía, montaje y ambientación. Un resultado técnico realmente notable, y de lo mejor del cine español de este año. Ante este cóctel de elementos parecería que estamos ante la película del año, pero no es así, pues un guion torpe, conjugado por personajes mal definidos, lugares comunes, frases trilladas y situaciones tediosas, hace que la cinta visualmente poderosa, sea pobre narrativamente. La historia y sus elementos, resultan insustanciales. Ante un producto de tales dimensiones, se pedía un trabajo de guion mucho más pulcro, mucho más cuidado, no este nefasto ejercicio narrativo, que tanto entorpece el trabajo de unos actores, que intentan salir a flote como pueden. Una película necesaria por su aporte visual dentro de una obra con tintes comerciales, que indiscutiblemente camina en la cuerda floja entre lo excelente, y lo chapucero, por su escisión entre lo visual y lo narrativo."

Lo mejor: Su poder visual.


Lo peor: Un guion repleto de lugares comunes y frases trilladas.

 
NOTA: 5,5(***)