lunes, 11 de marzo de 2013

Crítica: Magic Mike

SINOPSIS: Mike (Channing Tatum) es un joven que persigue el sueño americano y que tiene varios trabajos, pero el que más dinero y satisfacciones le produce es el de stripper masculino en el Xquisite, un club de Tampa para mujeres regentado por Dallas (Matthew McConaughey). En ese mundo Mike introduce a The Kid (Alex Pettyfer), un joven al que acaba de conocer. Allí The Kid descubrirá la atracción de un trabajo rodeado de alcohol y mujeres guapas, sexo fácil y dinero rápido, un mundo adictivo pero con su lado oscuro. Por su parte Mike comienza a tener sentimientos por Brooke (Cody Horn), la atractiva hermana de The Kid.

COMENTARIO 
CRÍTICO: 
"Steven Soderbergh ha cambiado su registro y su intensidad para encargarse de una de las obras más sobrevaloradas del 2012, pues la crítica no la ha maltratado, cuando nos encontramos ante una pérdida de tiempo con aires de grandeza. Esta vez el sello Soberbergh no nos ha garantizado un cine más o menos decente. Aunque la historia de estos strippers empieza con cierto gancho, comienza a decaer a un ritmo vertiginoso, tambaleándose el relato entre lo pedante y lo convencional, llegando a desembocar en un final que provoca la risa, por su ridiculez. Un bodrio, que goza de una buena fotografía, que domina momentos realmente destacables, pero al fin y al cabo un bodrio. Este insufrible producto debe sus sonados errores, a un guion pobre en contenido, tanto por el desarrollo de la historia, como por los personajes tan mal diseñados. No hay quien se crea ni un ápice del relato, aunque comience de forma solvente y su fotografía regale buenos momentos visuales. Otro de los grandes defectos de este film, es su reparto, hombres bastante atractivos, muy musculosos, pero pésimos actores, ni en sus bailes ni en sus diálogos derrochan un gramo de sensualidad, la frialdad y la torpeza inundan cada minuto del metraje gracias a ellos, especialmente a un insufrible Alex Pettyfer. Las limitaciones de este deficiente reparto le permiten a un actor limitado como Matthew McConaughey, destacar sobre el conjunto, al sacar adelante una construcción simplona, pero pasable. Errores técnicos aparte, el film necesita más contenido ardiente, sexual u erótico, y más, cuando los diálogos resultan tan cargados, que parecen obscenos y la imágenes son excesivamente ligeras, además de frías. Una película que será recordada como el gran tropiezo de un director reconocido y destacable."

NOTA: 2(*)