viernes, 26 de octubre de 2012

Crítica: El artista y la modelo


SINOPSIS: “El artista y la modelo” cuenta la historia de un viejo escultor de fama, cansado de la vida y de la locura de los hombres, que reencuentra, gracias a la llegada de una joven española escapada de un campo de refugiados, el deseo de volver a trabajar y esculpir su última obra, en la Francia ocupada de 1943. Mientras trabajan, la modelo y el artista hablan con sencillez y cercanía de todo lo que les rodea: la vida y la muerte, la sinrazón de la guerra, la juventud y la vejez, la búsqueda de la belleza en tiempos de horror, el sentido y la necesidad del arte…

COMENTARIO 
CRÍTICO: 
"El lenguaje de la belleza, de lo sensorial, del arte, inunda cada fotograma de esta obra tan madura y personal. Trueba reivindica mediante el lenguaje de la imagen, la necesidad de sentir, de pensar, de amar, otorgándole a este film un matiz crítico con la sociedad de nuestro tiempo, sugiriendo una vuelta al arte más puro, a la belleza más solemne. Fernando Trueba construye una de sus obras más intimistas, y redondas, gracias a una construcción detallada y meditada de un guion preciso, riguroso, perfecto, que nos permite viajar al campo de las sensaciones. Sentimos la necesidad de crear, de tocar, de comer, de oler, de desplegar todo nuestro abanico de sensaciones para entregarnos a los placeres de la vida, la cultura y el arte. Esta tierna y pausada reflexión del arte sobre el arte, se mueve bajo una dirección magistral, y conforme a una construcción técnica sublime, perfecta la paleta en blanco y negro para enmarcar esta gran pieza, así como ese calculado y reflexivo juego sonoro, invadido por esas complejas sentencias definidas en un perfecto francés absolutamente necesario para completar la dimensión poética del film. La obra alcanza un arrojo extraordinario gracias a la fuerza y la entrega de todos y cada uno de sus actores, Jean Rochefort ofrece una interpretación contenida, cargada de matices y de una desgarradora fuerza, Aída Folch entrega su cuerpo y alma a la sublime composición que encarna, y las veteranas Claudia Cardinale, con su expresiva mirada, y Chus Lampreave, con su estremecedor y cómico estilo, completan con éxito un trabajo actoral de dimensiones poderosas. Una obra sobre el amor, sobre el arte, sobre la vida, que permanecerá en la retina, en los labios, y en el recuerdo de aquellos que sientan y se entreguen a su pasión poética."

NOTA: 9,5(*****)