domingo, 6 de enero de 2013

Crítica: Las sesiones

 
SINOPSIS: Mark O'Brien (John Hawkes), un poeta y periodista tetrapléjico y con un pulmón de acero que decide que, a sus 38 años, ya es hora de perder la virginidad. Con la ayuda de su terapeuta y la orientación de un sacerdote (William H. Macy), Mark se pone en contacto con Cheryl Cohen-Greene (Helen Hunt), una profesional del sexo.








COMENTARIO 
CRÍTICO
"Disfrutar de una historia sencilla, libre de pretensiones y bien hecha es difícil en unos tiempos en los que el cine persigue objetivos más orientados a avasallar al gran público o destacar construyendo rarezas. Aquí está la excepción del año que nos presenta una historia honesta, que ofrece una mirada optimista, y cálida frente a las dificultades de la vida, además de que trata con delicadeza e inteligencia la sexualidad con un enfoque diferente. Quien espere una gran película, un drama arrollador, una obra potente, se equivoca con este film. Se trata de un relato sencillo, que se digiere muy bien, pero que no se te queda en el recuerdo, su disfrute se advierte durante los minutos deliciosos de metraje, que nos muestran las curiosidades de la vida humana. Su falta de ambición se convierte en su principal virtud, pero también en su gran defecto, pues impide al film escalar otras dimensiones. El funcionamiento tan agradable de la historia, y de las relaciones entre sus personajes, se debe a un guion escrito con elegancia, sensibilidad y buen gusto, no hay ningún tipo de manipulación, maniqueísmo o momento forzado, todo surge de forma espontánea, con delicadeza y certera confianza en lo que se cuenta. No hay logros técnicos, ni grandes artificios, pero si hay dos increíbles actores que encabezan un notable reparto. Helen Hunt resurge con una carismática composición, y se funde con ese extraordinario John Hawkes, que construye un personaje para el recuerdo, absolutamente magistral. Su interpretación desborda humanidad por todos lados. Los dos consiguen desplegar una amalgama de emociones que resuenan en las sensibilidad del espectador de un modo mágico en este relato exquisito."

NOTA: 7,5(****)