martes, 19 de marzo de 2013

Crítica: Los amantes pasajeros

SINOPSIS: Un grupo de estrafalarios pasajeros viaja a Ciudad de México en un avión cuya tripulación es absolutamente esperpéntica. Durante el vuelo, una grave avería hace que los pasajeros, al verse inevitablemente al borde de la muerte, se sientan inclinados a revelar los asuntos más íntimos de su vida. Todo ello desembocará en una comedia caótica y disparatada.








COMENTARIO 
CRÍTICO:
"Vuelve nuestro realizador más internacional, a través de una comedia que prometía una vuelta a sus orígenes. A ese humor dislocado, sucio, irreverente, pero a la vez lleno de genialidades, que lo encumbró como uno de los grandes maestros del cine europeo. Pero, aunque Almodóvar quiera meterse en la piel de aquel director que vivió un momento de libertad artística y social, definitivo para un país en declive, su evolución personal, así como el desarrollo social experimentado por el país desde entonces le aleja de ese estimulante recuerdo. Un recuerdo que intenta en cierta manera plasmar, en esta película "pasajera", film que por sus condiciones limita las reacciones de público y crítica. Una obra ligera y en cierta manera menor, con la que el propio manchego se autocondena. Su guion se mueve de forma artificiosa construyendo una serie de historias que no llegan a funcionar en conjunto, ni por separado. La justificación de los personajes, así como la benevolencia hacia ellos, cualidad que caracteriza a Almodóvar, esta vez se convierte en su principal enemigo, pues el querer recurrir a historias personales y alejadas de esas nubes que surca el avión, le lleva a un pozo de creatividad, que intenta sufragar acudiendo a ciertas frases ingeniosas que nos hacen olvidar la flojera de un guion, completamente forzado, que ni siquiera despeja gracias a la prodigiosa mirada de Pedro como director, ningún plano, ninguna genialidad visual, salva el hecho de que Almodóvar quiera volver a su ingenioso humor, y este se convierta en simple envoltorio de una película resuelta de forma irregular. Por contraste la madurez del manchego a muchos niveles, así como las circunstacias históricas que nos rodean, le convierten en un hábil crítico social. Su obra funciona mejor como crítica de una sociedad decadente, que como comedia ingeniosa y disparatada. Toda la sociedad queda retratada en ese avión, que se convierte en metáfora de una ignorancia, que atraviesa las nubes, sin poner los pies en la tierra. A bordo viaja una clase media dormida, y una clase alta cruel, despiadada, prepotente, hipócrita, que vive en su pedestal y sólo cuando ve que puede caerse de él, actúa despertando de su letargo. Cada personaje de ese avión representa las asperezas y equivocaciones de una sociedad en declive. Motivos reflexivos a parte, la película muestra un trabajo técnico impecable, Pedro Almodóvar afianza su buen gusto, con una fotografía de Alcaine magistral, que se conjuga a la perfección con la dirección artística de Antxón Gómez y los vestuarios de Tatiana Hernández y David Delfín, así como con una notable caracterización física. La música del maestro Alberto Iglesias, logra marcar con ingenio cada uno de los momentos más decisivos del film, y aunque parece ausente, por la brillantez de composiciones anteriores, resulta esplendorosa por su creatividad y su buen funcionamiento en la película. Y como punto final, y quizás como gran logro de esta obra está un reparto notable a niveles generales, destacando un espectacular trío protagonista. Areces, Arévalo y Cámara, pasarán a los anales de la historia del cine almodovariano, gracias a su desparpajo y su entrega. También está una imponente Cecilia Roth, pero sobre todo una impresionante Lola Dueñas, que compone un personaje, tronchante, arriesgando y demostrando su valía como una de las mejores actrices del panorama español. Mención a parte merecen los cameos de Carmen Machi, Paz Vega y Pepa Chorro, absolutamente delirantes. En definitiva, una comedia entretenida, crítica con la sociedad del momento y que al fin y al cabo llega a buen "Aeropuerto".

NOTA: 7(***) 

2 comentarios:

Xavier Vidal dijo...

Coincidimos en muchas cosas (ya me dirás si lees la reseña que publiqué).

Lo que no estoy de acuerdo es en esa 'autocondena' que apuntas: tal vez después de dos dramas tan intrincados Almodóvar necesitaba algo más ligero, y LAPasajeros cumple el prototipo.

Que Almodóvar es diferente es cierto, y que está destinada a ser una obra menor también es cierto. Interesa saber ahora cómo la recibirán en el extranjero: intuyo que la verán muy metafórica, cuando realmente creo que es más 'atemporal' de lo que podría parecer (pese a las referencias obvias que todos sabemos).

Y nada... a nosotros que nos gusta tanto el tema goyesco, esta tiene toda la pinta de ser ignorada casi por entero. Roth / Dueñas, fotografía, y tal vez guion en función del nivel que tengamos, pero poco futuro le veo...

Saludos! Como siempre un placer leerte!

albertaco dijo...

Buenas Xavi, hablo de autocondena, cuando intenta solventar una comedia muy actual, muy crítica, pero en cierta manera con el ingenioso humor que despegó hace ya años. Al utilizar ese recurso que en otro momento suponía algo espontáneo, ahora nace de forma forzada, llegando a rozar lo artificioso. Por eso hablo de autocondena.

Con respecto a la atemporalidad del film, puede ser, no digo que no, pero en las circunstancias en las que estamos, parece encajada minuciosamente.

Y en cuanto a los Goya, no se aún, es pronto para pronosticar, pero yo auguro música, actriz de reparto(Dueñas) y actor de reparto(Areces)y quizás foto como nominaciones, aunque todavía queda mucho...
Leí tu reseña y me resultó muy interesante, volveré a retomarla, para ver en que coincidimos =)

Un saludo!