sábado, 24 de noviembre de 2012

Crítica: Pollo con ciruelas



SINOPSIS: Teherán, 1958. Desde que se rompió su amado violín, Nasser Ali Khan, uno de los músicos más famosos de su época, ya no tiene ganas de vivir. Al no encontrar un instrumento digno de sustituirlo, decide meterse en la cama y aguardar la muerte. Durante la larga espera, se sume en ensoñaciones melancólicas y alegres que le llevan a su juventud, a hablar con Azrael, el Ángel de la Muerte, y que le revelan el futuro de sus hijos... A medida que encajan las piezas del rompecabezas, empezamos a descubrir el gran secreto de su vida: una maravillosa historia de amor que alimentó su genio y su música. 

COMENTARIO 
CRÍTICO: 
"Un cuento mágico, que tomando piezas de la realidad, intenta sumergirnos en el onírico despertar de la fantasía. Con este aliciente, los que dirigieron la excepcional "Persépolis", Marjane Satrapi y Vincent Paronnaud, vuelven para elaborar un relato en el que la magia cobra fuerza en el sentido más estético. Un estilo labrado en el desarrollo tan pulido y personal de la animación, precedente de esta obra. El resultado de este experimento ha sido un producto bonito, pero fallido. El film empieza con un arranque prometedor, pero poco a poco se va desinflando, perdiéndose entre una historia insustancial, un desarrollo entre sensiblero y cursi, y una necesidad urgente de querer a llevar a buen puerto, un conjunto de enlaces narrativos que se pierden entre tanto diálogo oportuno y forzado. Marjane y Vincent intenta reforzar tanto el lirismo de la historia, así como el toque sarcástico pretendido, que se olvidan de lo principal, la historia, que busca de forma acelerada su final para poder salvarse. Eso si, estéticamente, esta obra es una joya, perfecta la conjunción de música, fotografía y ambientación, totalmente cuidada, mimada y desarrollada. Técnicamente el film funciona extraordinariamente, lo mismo se puede decir de un reparto que encabeza un notable Mathieu Amalric. El film maneja muy buenos elementos, que salvan en cierta manera, esa falsa poesía pretendida para subrayar el contenido emocional, de una historia que al final está completamente vacía."

NOTA: 6(***)